SOY AQUELLA! ESPACIO DE DESARRAIGO, Paula Cabaleiro

Enhebrar la aguja para surcar la herida

Collage, dibujo, escultura, fotografía, vídeo e instalación de una artista tremendamente versátil, poliédrica y multidisciplinar, La obra de Paula Noya (Lugo, 1969) te atraviesa. Las imágenes son punzadas, que acceden a través del ojo de forma amable, impecable, precisa, para llegar a remover a través de lugares comunes, donde te encuentras. Casi sin pretenderlo. Casi sin ser consciente. El hilo, la sutura, el recorrido, la vida. De pronto, sus dibujos (nos) hablan de errores que se vuelven propios, de recuerdos que semejan extraídos de tu álbum familiar. De una belleza meticulosa pero hiriente, sus imágenes trabajan múltiples planos de significado, provocando distintas lecturas a través de elementos simbólicos, referencias mitológicas e históricas, que se antojan una suerte de artefactos dispuestos a hacer sentir.  Incomodidad. Melancolía. Curiosidad. Dolor. Hasta miedo. No es fácil enfrentarse a nuestros monstruos. Pero el arte contemporáneo tiene la capacidad de entrar sin llamar. Nuestra intimidad puede verse invadida, cuando te proyectas sobre la obra. Y aún así, ya no puedes evitar la mirada.

Estas fueron mis sensaciones cuando me adentré en la obra de Paula Noya. Como comisaria. Pero también como mujer. Su obra indaga sobre cuestiones existenciales, íntimas, vitales, que a partir de referencias autobiográficas evidentes, se vuelven universales.

 Investigadora nata, enamorada de la filosofía, del arte y de la historia, de naturaleza sumamente curiosa, son múltiples las referencias artísticas que podemos intuir en su obra. Louise Bourgeois, Cindy Sherman, Alberto Giocometti, René Magritte o Christian Boltanski.

La presente exposición reúne una serie de obras que reflexionan sobre el desarraigo sufrido en el espacio más inesperado: el hogar. Conceptos como la identidad y el sentido de pertenencia a un núcleo familiar, entran en diálogo en la obras expuestas. Tres instalaciones irán aportando distintos matices al tema tratado, propiciando una experiencia personal al visitante.

“Soy aquella! Espacio de desarraigo” homenaje a a la poeta gallega María Mariño, con la que la artista dialoga en tres cartelas que marcan el ritmo de la visita.

El error y el fracaso. La presencia de la muerte. El hogar, no siempre protector. La huella del patriarcado. La crudeza de las emociones. La cicatriz. La ausencia. Paula Noya nos remueve. Nos incomoda. Porque sus obras no pregunta si pueden acceder. Simplemente acceden.

 

Paula Cabaleiro